jueves, 2 de julio de 2015

Respirar hondo, para sumergirse en la bosta

Finalmente, explotó todo. Se fue a la mierda todo, a pesar de los esfuerzos, a pesar de los rescates de guita, a pesar de trabajar casi las 24 horas del día. Puede ser tan injusto todo? Porqué? No hay respuestas, a un montón de personas les debe pasar, y el mundo sigue girando. El problema es cuando le pasa a uno. Ahora me toca estar al frente, y responder como una señora ante esta situación. Es dolorosa, pero vamos a salir. Ahora entiendo a mi viejo, que quedó culo para arriba unas cuantas veces en este país, laburando como un animalito, y sin ver un mango, porque después se lo llevaron los bancos, el gobierno, quien fuese.
Tengo fe. Eso basta por el momento. Tengo amor, eso también basta. Tengo el apoyo de mi hermana, que aunque yo crea que sigue teniendo cinco años, ya creció y está lista para dar una mano. Seguramente tendré el apoyo del resto de mi familia, y de mi viejo, que me cuida desde allá arriba. Tengo dos brazos, dos piernas, y un cerebro en funcionamiento, que nos tienen que sacar de este lío.
Vamos a salir, estoy segura. También sé que ahora toca bajar. Esperamos el milagro mucho tiempo y no llegó. Pero algún día vamos a salir. De eso, estoy segura.