jueves, 9 de julio de 2015

Tensa calma

Quizá es tensa calma previa a la tormenta, o es  una resignación budista. No lo sé! La verdad es que trato de ir viviendo día a día, rato a rato, y así pasa la vida. Me angustio, me relajo, y sigo. Lo importante es que sigo.
Estas semanas son un tanto psicópatas, porque uno no sabe muy bien donde está el suelo, y cuanto falta para caer. Además de todo, me sigo preocupando por los demás, es inevitable, porque soy así, y me pongo peor!
Ya llegará la calma, pero ahora toca aguantar un tsunami. Pero como decía el difunto Grondona, todo pasa.
Esto también va a pasar.
Otra vez es jueves, y yo pensando que mañana es una especie de lunes en el que voy a dejar de comer lo que no debo, y a dejar de fumar cigarrillos como un loquito del Borda.
Siempre un plan, y nunca una serie de actos que me lleven a otro lugar en estos temas. Tengo que dejar el pucho, sí o sí, una de mis tías tuvo un acv? o un brote psicótico, todavía no está definido, pero estuvo una semana confundida, hablando para el mismísimo orto, y sin mover una pierna. Yo quiero eso para mí? No lo quiero, y el pucho me da una mano. Obesa, sedentaria y fumadora, y con antecedentes de demencia senil, o alzheimer, o acv..... La puta madre!
No queda otra. Basta de fafafa. Encima de todo, los chicles nicotinell no entran al país, entonces, agua y ajo voy a tener que tomar para dejarlo. Pensar que me gasté dos blisters enteros en intentos fallidos......
La dieta viene para atrás, y yo también. Necesito avanzar, y pronto, me siento cada día peor tan gorda, y la puerta la tengo que abrir yo, nadie más que yo. Es sencillo. Pero es tan difícil!!!!!!!