martes, 17 de marzo de 2015

De a tres tiramos más que una yunta de bueyes

Y sí. Con una de las caminantes, hablé a la tarde y quedamos. Con la otra, mensaje 10 minutos antes de la hora de bajar. Y los 30 y pico de grados que hacen, nos dieron una mano hermosa para que caminar sea un suplicio! Nos costó mucho completar la horita, pero lo hicimos. Ahora soy un esperpento. Voy a ver si muevo este culo para hacer algo en casa. Otra vez se está poniendo desastrosa! La dieta bastante bien, la balanza, quieta, el pucho, avanzando de a poco.