viernes, 28 de noviembre de 2014

El desastroso viernes y promesas de un mundo mejor (mi mundo!)

Hoy vino a la empresa un gerente de otra sucursal y trajo facturas como para repartir en la cruz roja. Por supuesto que me resistí todo lo que pude, pero después me ganaron. Me comí 3. No una, para sacarme las ganas, sino 3. Maldita gorda que toma posesión de mi cuerpo! Lo loco es que no me cayeron mal! Estoy molida. La cena de fin de año de la empresa ya está organizada, y fue loquísima la reacción general. Una, no va a ir porque es la final de la copa garcha donde juega su equipo. Esto me hace reír mucho, porque puedo entender una pasión, pero si el señor que te paga el sueldo te invita a una cena, no hay mucha opción. La otra no iba a ir porque no tiene nadie que la lleve. Si hay algo que me da más bronca que estar gorda, son las mujeres que tienen la idea de que son pobres Rapunzeles en una torre, que deben esperar que venga alguien a rescatarlas de una torre para vivir. Me parecen sumamente pelotudas, y no puedo respetarlas. Me niego a respetarlas. No lo puedo entender, será por mi experiencia personal o no se. Durante años, para ir a trabajar y estudiar mi anterior carrera, viajaba al menos durante 4 horas por día. Coletivo, coletivo larga distancia, subte, colectivo, y desfallecer en casa. Años haciendo lo mismo. Y ahora una boluda no puede moverse de su micromundo de 60 cuadras del conurbano, porque debe viajar en transporte público. Es muy gracioso! Es patético en realidad! Agradezco todos los días por mi vida, por mi mente, por quien soy, porque mi universo no termina donde termina mi nariz, que es bastante corta!
Empezó el proyecto vestido 2, para la dichosa cena. Veremos como queda. El día alimenticio fue regular, pero confío en que voy a estar mejor. Volví a mi hábito de pesarme cada mañana, por uno de los consejos de Lola de quien les hablé ayer, y es verdad que la balanza refleja lo que hicimos el día anterior. Voy a volver al registro diario, que me sirvió tanto tiempo.
Mañana comienzo a apostar por mi futuro, espero me salga bien. Tengo que abrir las alas y volar, no queda otra!
Soy feliz, tengo un compañero que me ama a pesar de mi tamaño, soy feliz, soy una mujer independiente e inteligente, soy feliz, puteadora, a veces muy mala y otras más buena que Bambi, pero sencillamente, hoy puedo afirmar que soy feliz. Cuantos pueden?