lunes, 21 de julio de 2014

I'm half the man I used to be

Eso siento a veces. Soy la mitad de lo que era anímicamente, y el doble corporalmente.Será el ying y el yang? El equilibrio se mantiene a pesar de todo, jajajjajajjaj!  Me desespera la falta de energía que tengo, y a veces me sorprendo porque no se de donde salen las fuerzas para seguir. Tengo muchas ganas de cambiar, y cuando llega el momento, me pincho, hago cualquiera y la cago. En esos momentos la frustración es tan grande que me enojo, y vuelvo a hacer cualquiera, y me arrepiento, y es como un remolino de agua con fuerza, que te lleva directo a la mierda. Es triste pero cierto.
Hoy el día viene bien, voy a trabajar en mi dieta como un sindicalista a reglamento. Toque lo que toque, la porción que toque, y así llegar al sábado. Por supuesto, aparece la idea de largar a la mierda la nutri, para no tener el escarnio público. Cuando vaya, y le hable del día del amigo, me va a mandar a cagar. Qué cuento no? Una semana de dieta, y la mitad de los días con problemas? Porque no dejás de joder! Por Dios! Veremos como me va, recién mandé a comprar la colación que más me gusta, un turroncito. Crucen los dedos, que pueda ajustar a esta gorda descarriada a la dieta. Quiero volver a tener forma de mujer y dejar la de pochoclo, que solo es un snack.