jueves, 24 de julio de 2014

Se acerca el control

El sábado toca. Me va a revisar la nutricionista. Vamos a ver si después de dos semanas de esta nueva dieta donde me la paso morfando, bajé algo. Mi balanza dice que si. Hay que ver que dice la de ella. No me cuesta tanto, salvo por el momento en que agarro las harinas. Se lo voy a plantear. También le voy a pedir que me dé una dieta alcalina. Debería llevar una cámara para filmarle la cara. Ella no me conoce, y no sabe todo lo que sé de nutrición (podría ponerme un consultorio y armar dietas, de eso no hay duda).
Quiero alcalinizar mi organismo, y creo que para eso lo único posible es comer solo verduras. Qué se yo, cuando paso por una parrilla me chorrea la baba por un costillar. Me encanta la carne asada, adoro los mariscos, los pescados,  el pollo no es mi favorito, pero a la parrilla queda rico también. Cuando intenté ser vegetariana, duré tres meses. Y sucumbí ante un asado de papá. Imposible, el olorcito, las ensaladas, el pan.... Qué gorda soy!!!!! No creo que sea posible. Si puede ser que pueda mejorar la calidad de mi comida. Acá hay un vegetariano que morfa como un pollo bebe, y adelgazó 20 kilos por lo menos. Solo será cuestión de probar y ver que pasa. Como todo en la vida!