martes, 23 de diciembre de 2014

Hoy toca Ergometría

Es la primera vez en mi vida que me van a hacer una ergometría. Sonido de alarma: estoy mayor! Ojo, tendré plena conciencia cuando mi obra social me avise el mes próximo que voy a pagar más, justamente por tener un mayor riesgo de enfermedad...... los chicos crecen. Todavía no tengo los regalos para mi sobri, que cumple un día después de navidad. Qué tía de mierda! Pensaba en coserle algo, y comprar algún juguete pedorrón para Navidad, la pobrecita se enteró el año pasado que Papá Noel son los padres, una abuela boluda que escondió mal los regalos, cosas que pasan. Es el segundo día al dope que tengo, por mis mini vacaciones y se siente bien. Solo falta mi marido, para disfrutar a pleno de el dolce far niente. Desayuné con harinas, con una porcioncita medida, pero tenía frío para comer una banana igual que ayer! Mi peso no se movió, pero me siento muy bien. Continuamos con la nueva costumbre de cenar a las 19, y la verdad es que resulta mucho mejor para el cuerpo. A la noche, tarde, me agarran ganas enfermizas de algo dulce, a lo que sucumbo. Voy a intentar poner un licuado de frutas a esa hora, y todo resuelto. Mi casa está casi ordenada, y lo loco es que mi cabeza también. Es la edad nuevamente, creo que voy sabiendo lo que quiero, tengo un poco menos de idea de como lo voy a hacer, como lo voy a llevar adelante, pero esa es la idea de vivir no?
Mi hermana está bajando muy rápido de peso, y su piel se queja. Creo que voy a armarle bandelettes para ayudarla en este momento. Eso y mucha crema, no queda otra. Daños colaterales de mucho tiempo estando gorda, nuestro envase se resiente. Pero es mejor un colgajo de piel orgulloso por no estar a punto de explotar, que el cuerpo enorme y que no tiene que ver con la edad que uno tiene. Estoy muy feliz porque ella sigue adelante, estoy segura de que va a conseguirlo. Ahora me toca a mí, a mover el culo un rato, que la mañana vuela!!!!