miércoles, 22 de octubre de 2014

Dormir como un bebe

Evidentemente el año está llegando al final. No escucho nada, pero nada, en la mañana, cuando mi marido se va a trabajar, y de casualidad, escucho el reloj en algún momento cercano a las 6. Detonada!
Estoy alegre, quien sabe porqué. No interesa porqué en realidad. Estoy feliz, que es lo importante. Y no todos pueden decir lo mismo acá! Hay una en particular que tiene una caripela, que asusta!
Pobre piba, que feo despertarse con esa cara todos los días. En estos momentos, me doy cuenta de la suerte que tengo y de la buena vida que tengo, de que tengo una cantidad de motivos para sonreír que muchos no tendrán en su vida. Que amo y soy amada, que a pesar de que no elija todos los días venir a mi trabajo, me gusta lo que hago, que puedo saber todos los logros que tengo y valorarlos, porque salieron de mi esfuerzo. Y así puedo seguir infinitamente. Y que alguien me diga que eso no es lo importante, por favor! Agradezco todos los días a Dios por mi vida. No mucha gente puede hacerlo. Y es tan sencillo como eso: ser feliz con lo que uno tiene. Ni más ni menos. Así que esta mañana, le sonrío hasta a las piedras!