miércoles, 29 de octubre de 2014

La difícil tarea de hacer cosas

Hace muchos días que no paro de pensar que el día debería tener mil horas. Hoy volvió a llover, y en cualquier momento nos va a salir moho. Es odioso de verdad cuando no para este clima de mierda. No pude caminar en toda la semana y ya estamos a la mitad. Mañana tengo dentista, y tengo una cantidad de estudios para hacerme. Con eso termino el derrotero por los médicos, que me llevo un par de meses. Parece que mi corazón está bien, al igual que mi tiroides. Faltaría arreglarme la cabeza y está todo completito. Hoy la dieta estuvo para la mierda. Empecé desayunando con una torta que quedó de un cumpleaños de ayer, y la comimos también de postre en el almuerzo. Mi estómago no lo resistió y ahora lo estoy pagando. Tengo acidez como para regalar. Mi texto nunca salió publicado y quien sabe si lo publicarán algún día. Mi vestido sigue siendo un proyecto que deberá concretarse este fin de semana, porque me faltan solamente dos semanas para el título y tres para el casorio. Hoy llovía y estaba ideal para la siesta. Una siesta normal, no de las mías. Fueron 45 minutos hermosos. Del ejercicio, ni noticias. De mi negocio, ni noticias. No tengo noticias de nada, la puta madre. Que alguien me saque de este letargo.......