jueves, 30 de octubre de 2014

Orlistat

La endocrinóloga me dio la píldora de las grasas. En contra de todo mi mambo natural estoy tomando orlistat en las comidas en las que hay grasas o carne. Es verdad lo que dice una de las contraindicaciones: la necesidad de ir al baño es tal, como si estuvieses a punto de despegar en un cohete a la luna y tuvieses que correr a cerrar una ventana que dejaste abierta. Terrible. Lo que cuento a continuación es un asco, pueden obviarlo pero pasa: cuando uno ve lo que salió de su cuerpo, ve como gotas de aceite de un color raro en medio de todo el .... asunto. Y es que lo que hace el orlistat es bloquear la absorción de grasas en el intestino. Junto con las grasas también se van los nutrientes, y todo lo demás. Voy a ir probando, solo en las comidas críticas, ya que además de eso me tomo todas las noches la leche de alpiste, que se supone ayuda a adelgazar y a depurar el hígado. También incluyo mucha avena, la tomo en leche o la como junto con grandes cantidades de agua. En otras palabras, le estoy pasando una escoba enorme a mi cuerpo, de adentro hacia afuera. Una vez que esté limpio, debería adelgazar o eso dicen los que probaron estas depuraciones antes que yo. Lo cierto es que el día vino bien, hasta la noche, porque llegué muy tarde a casa, y en vez de preparar una ensaladita, compré un calzone en una pizzería y cené eso. Cerebro de gordo, que le dicen. Tengo una pila enorme de cosas para hacer, y me quedan dos vueltitas de hilo en mi carretel. Knock out para mí hoy!