jueves, 24 de abril de 2014

48 horas

Vamos todavía! Al igual que un drogadicto, estoy contando horas y la verdad es que va mejor la cosa, hace 48 horas que todo va bien, hoy también hice ejercicios, y me porté impecable con la comida. Vendrá el fin del mundo? Lo más demente del caso, es que parece que a veces el universo responde a lo que nosotros hacemos: dos personas diferentes del trabajo me dijeron, estás mas flaca (lo que es gracioso, porque probablemente deberían haber dicho estás un toque menos gorda!).
Y esas cosas, a pesar de ser una gorda superada, me hacen bien. Me queda mejor la ropa? Sí! Hace rato que no sabía lo que era un pantalón un poquito más flojo. Estoy contenta. Ahora vamos por las próximas 48 horas, que serán complicadas porque viene la parte más feliz de la semana, que es cuando termina! No importa, veré como lo manejo. Esta es la dieta más difícil de mi vida, y es así porque me cuesta mucho seguirla, no porque tenga hambre, sino porque el diablo mete la cola y en dos minutos me mando una cagada, y en dos minutos arruino un día que podría haber sido perfecto. Seguir a Ravenna está siendo más difícil que correr el Dakar! De todas formas, sea Ravenna, Cormillot o el Dr. Cureta, la cosa sería igualmente difícil, porque el problema es la paciente: soy menos constante que cualquiera en este mundo. Con el cuento de que me aburro, todo dura poco, y probablemente termina siendo solamente un puñado de intenciones. Tengo que meterme en esta cabeza loca que lo que queremos a veces puede costar un poco más, y vale la pena. Es loco, tengo 35 años, y no se me pasa por la cabeza la idea de tener un hijo. Mi viejo me diría que se me va el tren, y probablemente tendría razón. Pero quien puede pensar en tener un hijo en estas condiciones? Explotaríamos juntos en el parto! Fuera de todo sarcasmo, la gordura, la obesidad, esta mierda de lastre que llevo hace años, claramente me prohíbe hacer cosas. Si me embarazo, los nueve meses van a ser una completa porquería: me subiría la presión, podría tener diabetes, se me llenarían las piernas de várices, esas putas várices que ya me saqué en algún momento, debería dejar de fumar, lo que posiblemente haga que coma más de lo que como ahora, un sinfín de problemas....
Y a pesar de que todavía estoy buscando el deseo de ser madre, que según dice el saber popular, toda mujer tiene, me calienta no estar en condiciones. Me calienta que mi poco sentido de autopreservación esté cercenando mi libertad. No soy la más libre del mundo? Parece ser que a veces, mi libertad es solo una cantidad de palabras, para enarbolar una causa que ni yo misma cumplo. Por todo esto, y por un millón de cosas más, mañana volveré a contar de a horas, como si acá se terminara esta dieta y empezara otra diferente. Porque como soy inconstante, y colgada, y autodestructiva, si lo pongo en horas me va a ser más fácil. Que pelotuda, no? Pero que voy a hacer, creo que todavía falta mucho para volver a reencarnar, y más vale que en la próxima vida sea flaca, porque sino, hay alguien que va a tener que darme muchas explicaciones sobre mi karma!!!!!