sábado, 26 de abril de 2014

En su justa medida

Me desperté a lo loco, y fue inevitable. Corrí a la balanza casi! Y debo haber parido un alien a la noche, porque en teoría bajé 1,3 kg en una noche. Quizá sea sonámbula y salga a hacer parkour a la madrugada, no sabemos, porque físicamente es imposible, pero bueno, me pone contenta. Decidí, para tener otra medida de la cosa, que iba a volver a medirme los contornos pochocleros, y han bajado. 3 cms en cadera y cintura, 6 cms en busto (pobre mi marido, la única parte positiva de ser gorda es que te salen unas mamas generosas!!!!) 8 cms en muslo, y 2, solamente dos, en mi brazo. Me estaré volviendo un chupetín humano? Porque voy teniendo cuerpo triángulo si lo que más me bajan son las piernas!!!! Voy a tener que seguir a pura verdura para que la panza se vaya más, pero ojo, lo que sucede es lógico: la grasa que vino antes es la que se va a ir última, casi esperando cerrar el circuito adiposo, y como lo que primero me creció fue mi querido abdomen, a fumársela, se va a ir al final de esta historia.
Otra cosa que no pude hacer, fue salir del grupo de cirugía bariátrica, primero, porque me encanta ver que hay gente que estaba horrorosamente mal y ahora está hermosamente bien, y segundo, porque moriría de la curiosidad. Así que pensaré en alguna estrategia pelotuda, como creer que esa gente bajó 80 kilos a dieta, y que me sirva de inspiración. No importa, espero no obsesionarme y tenerlo ahí, a la mano, cuando me agarran ganas de pegar un tubazo y pedir helado.
Al momento, seguimos bien, almorzaré mis adorados kani kamas, y veremos que sucede en el resto del día, lo que si puedo asegurar, es que tengo muchísima más energía que antes, y que hoy, el sol me sonríe, y tengo la esperanza de poder usar mi hermosa campera moderna, que es el talle más grande que hacen los tanos, pero que a mí, aun hoy, no me está cerrando! Quedará para junio, donde ya deberían haberse ido unos cuantos kilos y centímetros más que ahora. Vamos todavía! Hay algo que es seguro, nunca seré Tinkerbell, pero voy a dejar de ser Peggy, en algún momento de esta historia. Como dice Walas, tranquilo, y a esperar.