miércoles, 30 de abril de 2014

A pesar de todo

Je, jejejjeje, me río para no llorar. A esta hora debería estar mi bolso armado, debería estar bañada, y lista para ir a dormir, porque mañana tengo que manejar mucho y no tengo copiloto. Error. No sucedió, sino todo lo contrario. Nada está listo para el viaje. Complicado. Hubo problemas y me toca acompañar. Solo espero que en breve pueda correr a casa para armar todo, porque esto sigue adelante y sin dudas tengo que estar durmiendo a mas tardar a las dos de la mañana. Que mierda che!!! Odio a la gente irresponsable, que se caga en los demás, y todas las complicaciones de hoy son por gente así. Si cada uno hace lo que debe, en el momento que debe hacerlo, la vida es mas sencilla. Pero no. El mundo está lleno de hijos de puta que viven haciendo huevadas que le hacen más difícil la vida a todos. Y muchas veces me pregunto, esos soretes la pagarán algún día? Un tipo así ,merece ser verdaderamente cagado a palos. En fin, cosas que pasan en un mundo plagado de pelotudos.
Así que hoy, a las 11 de la noche, sigo como cuando vinimos de España, en bolas y a los gritos.
Espero que mi ángel de la guarda me cuide mañana en la ruta. Voy a necesitarlo para no dormirme, porque a pesar de que son vacaciones chiquititas, voy a arrancar menos 20!!!!! La dieta, genial, es más, mejor que ayer: ni siquiera pude tentarme, porque no tuve tiempo. La cagada es que todavía no cené, y tengo el estómago pegado a la espalda!!!! La balanza esta mañana, siguió firme en los 105. Tenía miedo, porque ayer cené algo con un poco de harina. Pero no, se portó bien. En el viaje voy a tener que ser extremadamente cuidadosa, no pienso llevarme la balanza. Sería el colmo de la pelotudez, y me resisto a ser tan idiota. Voy a tener extremo cuidado con la tendencia del gorgojo, y seguramente caminaremos bastante, así que no debería haber situaciones complicadas.
Ya llegué a casa. Cena rápida, como cuando comés un panini de parado en algún lugar, y ahora a preparar mis petates: el viaje ha llegado.
Cortito, como patada de chancho, y a los apurones, pero va a salir bien. En casa, todo lo malo se tiñe de blanco y parece mejor. Que bueno que ame mi casa. Que bueno que lo ame a él. Que bueno que a pesar de todo, amo mi vida.