martes, 30 de septiembre de 2014

Cuanta cuerda?

Llegué a las nueve de la noche! Una horita de caminata encima, y mucha catarsis de mi compañera..... A veces pienso que el ejercicio es lo de menos para ella! Y si le sirve, bienvenido sea. Yo vuelvo con la cabeza renovada, será el oxígeno? Es verdad que cinco días a la semana es mucho, pero mañana vamos a estirar, y me va a venir bien para el sábado. Tengo un miedo! Y eso que el año pasado estaba igual de mal, pero sin entrenar. Qué será de mi peregrinando? Veremos que depara el sábado, solo sé que como siempre, me agarra ansiedad, porque es un momento que espero todo el año. Debo descansar el viernes, no voy a gastarme y tengo cosas que preparar, lembas para el camino y todo mi botiquín falopero para los dolores. El diclofenac y el ibuprofeno son elementales..... Es que llega un momento donde duele hasta el alma!
Veremos, voy, camino, y que la Virgen decida hasta donde llegaré. Ahora aprovecho mis últimas fuerzas para servir la cena. Vamos, que llegamos!!!!