miércoles, 25 de junio de 2014

El oso duerme la siesta

Un día al pedo. Eso siento. No pude resistirme, cancelé pilates, y me dormí una supersiesta. Me levanto tan mal al dormir tanto, fueron tres horas, donde se apagó el mundo. Cuando finalmente, y casi con golpes mi marido pudo sacarme de la cama, eran las diez de la noche. La cena sin hacer. Los planes para una tarde libre para mí, se fueron al caño. Odio despertarme así, porque al final no cumplí con mi compromiso de hacer gimnasia y menos de hacer algo productivo........
Me molesta despertarme con esa cara de culo que asusta. De a poco, voy recuperando mi carácter. Lo peor de todo es el hambre canina que tuve al llegar del trabajo, y lo peor peor del caso es que comí galletitas. De avena, sanas, pero un montón. Empiezo a boicotearme? La puta madre, siempre el mismo esquema de comportamiento, me dan ganas de matarme directamente cuando hago estas cosas.......
Ahora toca cenar y volver a dormir. Quién me duerme no? Dormí a la tarde lo que normalmente duermo a la noche, una hora y media menos! Voy a dar vueltas un rato seguramente esta noche. Desde mi balcón., no se ve un metro. Hay una niebla que cubre todo. Qué mañana de manejo me espera, Dios querido!
De todas formas, paso a paso. Ahora cenaré y veré cómo carajos me duermo!