domingo, 25 de mayo de 2014

La doménica é casi morta

La mejor definición de crueldad es la que da un domingo a la tarde noche, cuando el descanso se termina y todo vuelve a empezar. Me despido de un fin de semana moviiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiido, y la mejor definición de mi estado en este momento sería detonada!
Muchas cosas, muchas. Hay que hacerlas, es verdad, pero quisiera saber lo que se siente tener una vida más apacible, donde el único problema de un domingo sea, a donde paseamos hoy? Al pedo quejarse, es la vida que me tocó y estoy contenta con ella.
Mi cuerpo está enojado, tengo una acidez tremenda, hice las cosas como el carajo este fin de semana y me lo cobra.
Mañana otra vez, dieta completa, y cero pucho. Ya fue de verdad, y si vuelvo a tocar un pucho, de verdad, que me corto la mano. Todos lo dijeron y no les hice caso, cortálo de raíz, porque sino no podes dejarlo. Es cierto. Una pitada, un pucho, fumo como un escuerzo nuevamente, así que otra vez, (y van cuantas, quien sabe) mañana dejaré de fumar. Que Dios se apiade de mi histeria!!!!